#Vivo: la película de zombis surcoreana en la era del coronavirus

La nueva película de zombis de Netflix protagonizada por Yoo Ah-in y Park Shin-Hye.

Quién hubiera imaginado que un virus se expandiría por todo el mundo y nos obligaría mantenernos en casa para evitar contagiarnos. Un tema que antes sólo parecía argumento para un relato de ciencia ficción y visto solo en alguna serie o película como algo muy lejano que jamás ocurriría en la vida real. Pero ocurrió y su nombre es Covid-19, y aunque no te transforme en un zombie, es inevitable no realizar una comparación con #Vivo, la nueva película coreana de Netflix que se mantiene entre los 10 más vistos de la plataforma. 

Los coreanos saben llevar historias de zombis a la pantalla, se ha visto en Train to Busan, Ramptamt y Doomdays Book, todas ellas con excelente crítica y ahora se suma “#Alive” o “#Vivo” como la pueden encontrar en el servicio de streaming. Compuesta de 98 minutos, mezcla de suspenso, entretención, angustia y terror que suman una nueva historia que los fanáticos del género deberán ver al menos una vez. 

¿Cómo sobrevivirías a un Apocalipsis zombi? Pregunta que podríamos hacer un día cualquiera mientras esperamos en una fila, estando aburridos o hablando con alguien sobre este mismo tema. Una interrogante con tal vez muchas respuestas creativas, pero a la que nadie estaría preparado (a no ser que tengas un kit de emergencia contra zombies) si un día nos levantamos y viéramos por la ventana a gente corriendo de un lado hacia el otro intentando arrancar de otras personas que quieren morderlas. ¿Qué pasó? El cerebro en caos tratando de encontrar una explicación ante tal espectáculo. Así es como inicia la cinta, nuestro protagonista Joon-woo, despierta solo en su departamento en una ciudad donde ha comenzado apocalipsis zombie por culpa de un virus misterioso.

No hay detalles de cómo el virus se esparció por la ciudad y el por qué transforma a la gente en muertos vivientes. La cinta no gasta minutos contando esta información y todo lo que sabemos de él, lo iremos conociendo a través de Joon-woo (Yoo Ah-in), y del que tampoco sabemos mucho. Captamos por cómo luce su habitación, que es un jugador en línea equipado de la última tecnología para hacer streaming, pero tanta innovación poco ayuda a encontrar una solución  ante la catástrofe que sucede afuera del departamento donde los seres humanos se han vuelto caníbales. Con poca comida y sin nada de agua, intenta sobrevivir los primeros días hasta que su sistema nervioso empieza a divagar al ver cuando la situación parece ya no tener mejora.

Entre esta desesperación y uno que otro zombie apareciendo por su hogar, da señales de vida una superviviente del edificio de al frente con la que se las ingenia para comunicarse visualmente y mediante los inventos de nuestra era. Así aparece en acción Yon-bin (Park Shin-Hye), quien parece haber aprendido naturalmente el arte de pelear contra estos seres. Este encuentro (claramente dos personas pueden pelear mejor contra zombies) de extremo a extremo, da un segundo aire a la película porque así como Joon-woo comienza a cansarse de este encierro (¿parece familiar?) nosotros también deseamos saber qué ocurre en otras partes de la ciudad y sí en tanto edificio a la redonda todavía existen personas no infectadas. 

Se podría decir que Yoo Ah-in y Park Shin-Hye son las únicas actuaciones en la cinta, si no contamos a los que participan en las persecuciones zombies. Ambos son bastantes populares en su país y han sido protagonistas de conocidos K-Dramas (algunos disponibles en Netflix), por lo que verlos a ambos juntos en pantalla generará felicidad en muchos de sus seguidores que no se verán decepcionados en sus interpretaciones, sobre todo en Joon-woo que logra transmitir esa desesperación que cualquier humano sentiría  al verse en una situación de emergencia. Además, su personaje podría considerarse un típico “millennial” que está más interesado en lo que pasa en el mundo virtual a la realidad, demostrando lo importante que son las redes sociales en la actualidad y dándole una vuelta a su uso diario, un ejemplo de esto, es la utilización de los famosos hashtag y las imágenes que las personas deciden compartir. 

Quizás cuando el director Cho II-Hyung y todo el equipo decidieron filmar este proyecto, jamás pensaron que el confinamiento realizado por los personajes se convertiría en un preludio a lo que vendría durante este año. Aunque no tenemos zombis corriendo por las calles, si hemos sido testigos del rol que ha jugado la tecnología durante este tiempo y cómo la hemos utilizado para comunicarnos al no poder salir de casa e incluso ver el papel que juega la televisión (¿cómo lo hacen para no parar de transmitir si está todo infestado con estos seres?) en cuanto a la  información que brinda. Tecnología que ayuda, también aleja y al final del día termina reencontrando con quien dijiste adiós hace solo unas horas atrás. La película nos hace reflexionar sobre el valor y poder que le hemos dado. 

#Vivo se estrenó en junio pasado en Corea del Sur y ahora está disponible en Netflix para que la veas cuanto antes durante los siguientes días. Una historia que nos recuerda a ratos nuestra realidad en cuarentena y que también genera  suspenso ante la aparición repentina de estos pocos originales zombis, pero que igual se las ingenian para hacernos sentir miedo por los protagonistas y esperar que  logren salvarse de ellos. Si estás buscando al nuevo maestro del maestro del horror, tal vez no lo encuentres, pero si tendrás asegurado 1 hora y 38 minutos de entretención. 

 

Cargando...

cargando