Reseña Abyss Odyssey

Por Benjamín Rojas.

Abyss Odyssey es un videojuego desarrollado por la compañía chilena ACE Team, en julio del año 2014, para las plataformas Windows, PlayStation 4, PlayStation 3 y Xbox 360.

La entrega fue presentada oficialmente el 5 de marzo por los hermanos Andrés, Carlos y Edmundo Bordeu, co-fundadores de Ace Team, que previamente trabajaron en el desarrollo de Zeno Clash y Rock Age.

La trama de Abyss Odyssey toma lugar en Chile durante el año 1890, donde las pesadillas de un hechicero han provocado que unos extraños invasores ataquen y aterroricen a los habitantes de Santiago. Es por esto que una misteriosa heroína llamada Katrien, deberá descender por un profundo laberinto para enfrentar al temible brujo.

Visualmente el juego es una experiencia agradable, ya que se evidencia un gran detalle en el diseño de escenarios. Además, el modelado de los personajes presenta un mapeado de texturas sólido y consistente con la atmósfera de los cuentos fantásticos.

Por otro lado, los backgrounds presentan una clara inspiración en el trabajo de Harry Clarke, ilustrador irlandés que trabaja el modernismo y el art deco. Según declaraciones del staff de desarrollo, se utilizó estilo “art nouveau” para darle un acabado más acorde con su anterior entrega Zeno Clash, particularmente en las zonas situadas en catedrales.

Junto a lo anterior, cabe señalar que mediante el uso diferentes planos de scroll, los programadores dieron una profundidad de campo interesante, resaltando efectivamente aquel carácter bidimensional tan característico de los juegos de plataformas surgidos mediados de los 90s.

El juego consta de tres personajes seleccionables, capaces de adquirir mejoras a medida que progresemos en la aventura. Es por ello que el jugador podrá configurar sus skills y obtener mejoras en tres categorías distintas para potenciar el ataque especial.

Técnicamente se insiste en la pureza del dibujo, mediante diseños finos y sobrios. Además, los sprites de los personajes poseen una excelente fluidez durante los combates. 

El título funciona con ayuda del motor gráfico Unreal Engine, dando como resultado que la entrega funcione a 60 cuadros por segundo (FPS), sin ralentización alguna durante la partida.

En cuanto al diseño general del título, se observa una clara influencia en títulos como Castlevania u Oddworld; sin embargo, la entrega nacional presenta una serie de rasgos identitarios que llamarán especialmente la atención del pueblo chileno.

Por ejemplo, el hub-world principal se ambienta en la emblemática zona del Cerro Santa Lucía, ubicado en la Región Metropolitana de nuestro país, con un acabado bastante barroco para tratarse de un videojuego independiente.

De forma similar, existen otras referencias arraigadas a nuestra cultura, tales como la flor nacional Copihue o la imagen del huaso chileno. Asimismo, la mitología del sur de Chile, especialmente Chiloé, se evidencia con el tercer personaje desbloqueable que resulta ser la Pincoya.

Otras localidades menos explícitas son la Plaza de Pocuro, la Antártica Chilena y la Catedral de Santiago, que fue recreada a partir del tercer mundo. Pese al trabajo realizado, el diseño de niveles no resulta el indicado para un juego de aventura enfocado en la exploración ya que que la distribución de secretos aparece aleatoriamente en sectores demasiado predecibles y poco estratégicos.

No obstante, el punto fuerte de Abyss Odyssey es otorgar una experiencia completamente distinta en aspectos de gameplay, ya que, dependiendo de las decisiones del jugador, el personaje podrá adquirir las habilidades de los oponentes a su propio beneficio, dando como resultado un dinamismo poco convencional, pero efectivo en las mecánicas de juego.

Finalmente, la banda sonora está compuesta por el productor nacional Patricio Meneses, quien logró capturar a la perfección aquella atmósfera fantástica, utilizando melodías envolventes y sombrías dirigidas a un público más juvenil.

Cargando...

cargando