OMS ratifica adicción a videojuegos como enfermedad mental: ¿Cómo afrontarlo?

Sin duda se generaría cierto miedo colectivo, ¡pero calma! Podemos salir de ésta

Por Cristóbal Matteucci.

Primero que nada recordemos los hechos donde hace días atrás en Ginebra se llevó a cabo la reunión donde el destino de la adicción a los videojuegos se iba a decidir, por ello tras días de reunión, votaciones y asambleas llegó el momento donde se debería hacer el anuncio este pasado fin de semana. Ahí fue cuando se decidió dar el paso a oficializar la adicción a los videojuegos como una enfermedad.

Si bien previamente se había hablado de esto y era algo de lo que habías escuchado, no se había oficializado como tal, pero ahora estará integrada en su Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11), por ello ante la oficialización de la situación se debe incluir en las políticas de salud donde los países tengan como hacer algo al respecto, en otras palabras, tener un tratamiento a ella.

Pero no puede pasar de un día a otro, pues las políticas de salud requieren tiempo para llevar a cabo algún tipo de tratamiento, además de una buena investigación, para así saber certeramente como tratarla, que puede ser más efectivo y similares, por esto entrará en vigencia a partir del 1 de enero del 2022 según declaró la Organización Mundial de la Salud. 

 

Prevenir antes que lamentar

 

Siempre es mejor ser un poco precavido, por ello el autocuidado también es importante. Sí en algún momento te llegas a preguntar si estás jugando más de lo debido o algún cercano tuyo está pasando por algo similar te deberías comenzar a preocupar, no como si "fuera el fin del mundo", si no, con el debido respeto a la situación, ya que el primer paso para dejar cualquier adicción es darse cuenta, conversar y buscar que hacer al respecto.

El año pasado un famoso futbolista (Dembélé, en ese momento jugador del FC Barcelona) estuvo pasando por problemas debido a una adicción a los juegos, faltando a entrenamientos y bajando su rendimiento, incluso inventando cosas para quedarse jugando, claramente ya había superado toda barrera posible. Si estás experimentando una necesidad complicada para jugar es algo que puedes conversar con tu familia o con personas cercanas, todo con la intención de poder "hacer algo al respecto", ya que si bien de momento no está aún "oficializado" (por que entrará en vigencia el 2022 como mencionamos antes) debes recurrir a privados y ahí optar a una atención psicológica quizás o psiquiátrica dependiendo del grado. Sí estás bajo tu voluntad o quieres prevenir, ya habrás dado un paso muy importante.

 

Además, recordemos que jugar no es el problema, ni los juegos, ni las desarrolladoras, el tema es cuando se convierte en algo obsesivo y trasciende, de tal forma que no lo puedes dejar, pasa a ser una necesidad, una adicción como tal, donde repercute en tu día a día, no te deja avanzar ni hacer cosas que deberías por que estás ahí, atrapado en esa acción. Lamentablemente suceden cosas como hace unos meses atrás que ciertos medios de comunicación estaban tratando de demonizar a los videojuegos, pues no tomaban en cuenta el hecho de que cualquier cosa puede pasar a ser una adicción si no se mide o se cuida una persona, no es que los juegos sean adictivos o sean el problema, es que algunas personas no pudieron controlar su ansiedad al momento de jugar (u otros factores) y aquello creció tanto que se convirtió en una adicción.

Por eso resulta bueno manejar horarios para jugar cuando aún se está en una "etapa de crecimiento", buscar no mezclarlo con horarios de estudio y aprender, por sobre todo, a manejar la frustración, ya que de repente esa obsesión con ganar puede ser algo que te lleve a jugar una partida tras otra con la finalidad de tomar esa victoria que se te fue de las manos en una partida donde la derrota te causó ansiedad. 

Por todo esto y más recuerden siempre complementar un hobby (o trabajo) como resultan ser los juegos con algo de actividad física, ya que el ejercicio constante ayuda a lidiar con el estrés, con la ansiedad, salir a trotar o tener una rutina de ejercicios puede ser muy bueno para liberar tensiones (e incluso, si lo vemos de un lado funcional para jugar, te va a permitir mantener una mejor concentración y gracias a eso podrás jugar mejor... En teoría claro, no te lo asegura, pero es posible que suceda). 

 

A final de cuentas para evitar una adicción a algo como los videojuegos el autocontrol siempre es de lo más necesario, tener la posibilidad de liberar tensiones, mantener límites (como los horarios) y aprender a manejar situaciones difíciles (como la frustración) puede mantenerte lejos de caer en un ciclo vicioso. Si te sientes en una situación complicada no dudes en comentarlo con tus personas más cercanas (ya sean familiares u amistades) y solicitarles ayuda para poder hacer algo ante tal instancia.

 

 

Cargando...

cargando