Reseña: Descongelando Frozen II

Después de seis años Disney estrena la secuela de la adaptación libre del cuento de Hans Christian Andersen "La reina de las nieves". Transcurre poco después de la primera, y en esta oportunidad se enfrentarán a algo que va más mucho más allá que un vil

Dicen que las segundas partes no son buenas, y las secuelas de algunos clásicos de Disney no han estado a la altura de su antecesora. Por esta razón, el anuncio de Frozen 2 planteó la duda de si era una buena idea realizar otra cinta, debido al gran éxito que tuvo, ganando dos premios Oscar: mejor película de animación y mejor canción en 2013. Sin embargo, no caben dudas que esta nueva entrega volverá a poner a Elsa y Anna de nuevo en lo más alto de la popularidad infantil en lo que resta del 2019 y por qué no decir también, durante los próximos años.

En esta oportunidad la historia pasa de una aventura congelada a una aventura otoñal a través de un Bosque Encantado y más allá del Reino de Arendelle, mientras Kristoff, el muñeco de nieve Olaf y el reno Sven viajan por estos lugares, mientras son testigos de cómo se desarrolla la relación de las dos hermanas protagonistas. La película nos presenta a los personajes mucho más maduras, con Olaf haciéndose preguntas existenciales, Kristoff junto con su fiel Olaf intentando la mejor manera de pedir matrimonio a Anna, que siempre está pendiente de Elsa y sus preocupaciones e intentando integrarla a la nueva familia que han conformado, pero ella aún tiene la inquietud del origen de sus poderes, por lo que a pesar de quererlos mucho es como si no se sintiera parte de su reino.

La gran aventura comienza cuando Elsa siente el llamado de una misteriosa voz femenina, al ir tras ella despierta los poderes de los espíritus de los cuatro elementos de la naturaleza: Aire, Fuego, Tierra y agua, poniendo en riesgo a sus seres queridos. Estos elementos forman parte de una leyenda que les contó su padre, el Rey Agnarr e involucra a su abuelo, los indígenas de Northuldra y la Reina Iduna, su madre. Todo esto revelará una gran verdad política que hay escondida detrás del reinado de Arendelle y un misterio mágico que tendrán que enfrentar la actual reina y la princesa.

Si la primera película gustó por el empoderamiento femenino de Elsa y la no necesidad de mostrar un interés romántico para ella, debido a que lo más importante era el amor fraternal, pues esta secuela va por la misma línea. Vuelve a ser lo esencial el apoyo mutuo que se brindan ambas hermanas. Para aliviar la carga emocional de la cinta hay muchos momentos de humor concentrados en Olaf, aunque a veces sus interrupciones son un poco forzadas, igual cumplen con levantar el ánimo.

En la relación a la música, 'Let it Go' fue la canción preferida de los niños (y algunos adultos) hace seis años atrás, y puede que 'Into the Unknown' se convierta en el nuevo hit de la película. Frozen regresa con una batería llenas de canciones nuevas para quienes disfrutan de los musicales, pero si no es tu caso y te ves obligado ir al cine al verla entonces tendrás que tener paciencia y ver como cualquier sentimiento e idea que se quiera expresar se transforma en una balada pop poderosa (o molestosa).  Pero cualquiera sea el caso, ya sea que te gusten o no los musicales, Kristoff te conquistará con su propia tonada nostálgica. Quizás uno de los números estelares menos esperados y el que más recordarán cuando salgan de la sala.

La calidad de la animación ha superado a la primera. Cada escenario vale la pena admirarlo, la naturaleza de verdad parece peligrosa incluso a veces visualmente puede llegar a combatir con los efectos especiales de los poderes de Elsa. Además, los espíritus de la naturaleza junto a las nuevas criaturas, vienen a aportar un toqué más mágico a la historia. Uno de los que seguro robará tu atención será el caballo de agua, un momento épico dónde la heroína demostrará que no es el típico estereotipo de protagonista de cuentos de hadas que Disney creó en el siglo pasado. Por otra parte, si pensamos en el vestuario que llevan puesto, no, aún no ha cambiado en nada el concepto. Mientras más brillo tenga más destacarán.

Lo más destacable

-Excelente animación

-A pesar de ser llamada una película innecesaria cumple con el objetivo de hilar los cabos sueltos que quedaron en la primera entrega.

-Canciones para todos los gustos

-Kristoff, él coloca el toque de romanticismo cursi de una manera cómica que agrada.

-Elsa, la reina de Arendelle otra vez brilla con luz propia y da una gran lección sobre aceptarse así mismo.

Lo negativo

-Demasiadas canciones. A veces resulta un poco tedioso que canten tanto.

-Olaf, es el personaje que da los toques de humor, si bien en cierta manera lo cumple, a veces se siente un poco forzado.

-El argumento de la historia es un poco predecible.

Por último, si decides verla te encontrarás con otra película de Disney que cumple con entregarte una hora 43 minutos de buen entretenimiento, donde te reirás y te emocionarás. Si los musicales son lo tuyo no saldrás decepcionado, pero si lamentablemente es lo contrario, entonces pasarás los siguientes 103 minutos  esperando a que dejen de cantar y que Elsa descubra luego la fuente de sus poderes. En ambos casos déjate llevar por la magia que produce el cine y pasa un buen momento, mientras entiendes el mensaje que intenta entregar esta aventura: acepta quien eres y no le tengas miedos a los cambios.

Recuerda que desde mañana FROZEN II estará en todos los cine del país. 

Cargando...

cargando