¿Pagar por la censura? El caso de Rick and Morty en Netflix

Con el "fin" de la temporada número 4, y decimos fin porque habrá más capítulos este 2020 que aún no tienen fecha de confirmación, la serie llega al catálogo de Netflix pero es ahí donde ya comenzamos a tener una primera disyuntiva.

Rick and Morty, la aclamada serie que fue emitida por Adult Swim, es conocida por su humor negro, retorcido, escenarios satíricos y un sin fin de ridiculezes que bien podríamos encontrar en los sueños más freaks que alguno de nosotros haya tenido. Este culebrón animado se caracteriza por su descolgado lenguaje y un uso excesivo del famoso "beep" de censura que, si bien es tolerable cuando se emite a través de los medios tradicionales, la pregunta es ¿esto se valida cuando uno paga por un servicio de streaming?

Puedes ver la serie en Netflix cuya última temporada en emisión, la cuarta, está cargada en la plataforma y se une a las otras tres seasons que ya estaban disponibles para la audiencia. Y sí, está en su idioma original con subtítulos pero también la puedes encontrar con su respectivo doblaje en latino.

El tema es que para ambas opciones de idiomas, que nos competen, la cuarta temporada trae el "beep" de censura, esto ha generado un montón de malos comentarios respecto a la plataforma y Netflix sigue sin emitir alguna declaración del porqué de dicho proceder.

Las islas de la libertad de expresión se han declarado en Google Play y Amazon Prime donde puedes encontrar estos capítulos sin la censura. 

Las razones por las que el público ama Rick and Morty es porque sigue siendo fiel a sus principios y estos principios son el humor negro, escensarios y capítulos políticamente incorrectos, y el carácter deslenguado al momento de decir garabatos o malas palabras. Atributos importantes que mantienen a la serie en una sola línea y que, de por sí, es para un público más adulto. 

Más allá del tema de la censura que si bien es molesta, tenemos que atender el hecho de que ya los servicios de streaming, como Netflix en estos casos, cuentan con su debido control parental que claramente es responsabilidad de los adultos responsables de que este tipo de contenido no caiga en manos de menores de edad sin criterio formado Pero, ¿a quién queremos engañar?

En muchos hogares el "Control  Parental" es cosmético e ilusorio ya que hay padres que realmente no tienen control o supervisión sobre lo que sus bendiciones miran por televisión y/o internet. A pesar de esto, ¿por qué castigar a la mayoría?, ¿es esto una prevención del servicio de streaming de que este temporada llegue sin cesura a un público de edad sensible?

De ser así ya se habrían bajado las anteriores para pasarlas por el filtro de censura, pero no. Siguen ahí, inalteradas y sin censura, como debe ser.

El costo de Netflix se reajusta año tras año y ya el 2019 recibió una corrección que si bien no es tanto mayor en los planes básicos, en el plan más elevado recibió un castigo mucho más notorio con hasta $1.600 correspondiente a un alza de 21,7%.

Probablemente para algunos no sea mucho, para otros si lo es, el tema acá es que si acaso ¿es justo y correcto pagar por un servicio de stream que tenga contenido con censura? Teniendo en consideración el control parental, las voces de la mayoría apelan a que no, porque es un servicio que se paga y que cada uno es libre de consumir el contenido que ofrece sin el descredito del tamiz correctivo que resulta del proceso censurador que tiene la televisión particular o la televisión por cable.

 

Cargando...

cargando