El manga de Kimetsu no Yaiba llegó a su fin ¿cómo terminó la historia?

En total la autora cerró la obra con 205 capítulos que mostraron la lucha de Tanjiro contra los demonios para convertir a su hermana otra vez en humana.

Ayer llegó a su fin el manga de Kimetsu no Yaiba luego de 4 años de serialización en la revista Weekly Shonen Jump. La historia poco a poco cautivó a los lectores de la publicación, convirtiéndolo en uno de los mangas más vendidos en el último tiempo y atrayendo nuevo público a la industria. Pero se transformó en un fenómeno cuando comenzó la emisión del anime. Ya no solo los japoneses tenían puestos sus ojos en la historia creada por la autora Koyoharu Gotouge, gracias al estudio de animación Ufotable, que decidió animar el manga, alcanzó el éxito internacional y en muchas listas incluso fue considerado el mejor anime del 2019. 

Si bien el manga ya llegó a su fin, aún queda mucho por adaptar en caso de que el estudio desee completar la historia. Incluso para este año se espera el estreno de la película "Kimetsu no Yaiba - Mugen Ressha-hen", continuación directa de la serie.

¡Ahora se vienen los spoilers! Si no has leído el manga y solo has visto el anime, no te recomendamos seguir con la lectura. 

Se podría decir que el verdadero final de los personajes fue en el capítulo 204, que trascurre tres meses despúes que ganaran la batalla contra Muzan, el primer demonio y el antagonista de la historia. Tanjiro ya se ha recuperado un poco de las heridas generadas tras la lucha y que casi lo llevan a la muerte y conversa con Nezuko (que ya recuperó su humanidad tras beber el antídoto creado por Tamayo) sobre lo ocurrido en el último tiempo, comienzan a llegar todos los personajes que se convirtieron en sus amigos para ver cómo está el protagonista. También se ve la última reunión de los Pilares, liderada por el hijo de Ubuyashiki, que les comunica a los Pilares del Agua y el Viento que el Cuerpo de Exterminio de Demonios será disuelto tras la aniquilación completa de todos los demonios. 

Tras lo anterior, Tanjiro, Nezuko, Inusuke y Zenitsu van a rezar y dejar flores a los fallecidos que murieron durante la sangrienta batalla contra Muzan y las Lunas Superiores. Después de esto los cuatro se van a la casa de la familia Kamado y se pueden ver viviendo felizmente. A continuación, se ve la última viñeta que muestra un salto hacia la época actual. 

Llegamos al capítulo 205,  final del manga.

La historia nos transporta al Tokio actual y nos muestra a los descendientes de Tanjiro y Nezuko, por lo que se puede inferir que la ex demonio se casó con Zenitsu y Tanjiro con Kanao (y posiblemente Inosuke con Aoi), pues las familias mantienen los apellidos Kamado y Agatsuma, y los personajes que aparecen son unos adolescentes muy similares a ellos y también se puede entender que son la reencarnación porque Yoshiteru Agatsuma se encuentra leyendo las memorias de su bisabuelo y tiene una personalidad parecida a él. 

Así vamos viendo, que la mayoría de los Pilares y los Cazadores de Demonios han reencarnado en esta época: Tengen Uzui (Pilar del Sonido), ahora es un atleta muy popular. Sanemi Shinazugawa (Pilar del Viento) y su hermano ahora son policias, en tanto Mitsuri Kanroji (Pilar del amor) y Obanai Iguro (Pilar de la Serpiente) son pareja y dueños de un restaurante, Gyomei Himejima (Pilar de la Roca) es un educador de párvulo, Shinobu Kocho (Pilar Insecto) y su hermana son estudiantes de secundaria. Sobre el Pilar de la Niebla, no está muy claro, pero aparecen dos bebés gemelos que pueden ser él y su hermano. 

Por otra parte, el Pilar del Agua, Giyo Tomioka, es un pequeño niño que tiene de amigos a Sabito y Makomo, los chicos que ayudaron a Tanjiro en su primer entrenamiento con Sakonji Urokodaki.  También se ve una reencarnación de Inosuke, que en esta época es un botánico que estudia la flor del infierno azul, pero tras un descuido se mueren todas las flores, al final se ve con cara pensativa y con ganas de irse a vivir solo a las montañas. 

Además, aparecen otros personajes y sus repectivas reencarnaciones, el único que al parecer a sobrevivido todos estos años como un demonio es Yoshiro, ahora se ha convertido en un pintor obsesionado con retratar la imagen de Tamayo. 

 Al final se ve a la reencarnación del Pilar del Fuego con el descendiente de Tanjiro en una carrera porque ambos van tarde al colegio, debido a esto llaman a la familia Kamado para notificar sobre esta situación. Tras esto, se pueden ver enmarcados los aros que usó Tanjiro durante toda la historia y una fotografia con los personajes (que quedaron vivos) y la despedida de la autora. 

Y así terminó el manga de Kimetsu no Yaiba. ¿Te gustó el final que tuvo? 

 

 

Cargando...

cargando