"Rumbo al infierno", la nueva serie surcoreana de Netflix sobre seres sobrenaturales que condenan a la gente al infierno

Las producciones coreanas llevan tiempo conquistando Netflix y después de la popular "El Juego del Calamar", es hora de Hellbound.

Prometiendo repetir el éxito inesperado del 'El Juego del Calamar', llegó el pasado 19 de noviembre a Netflix “Hellbound" o en español “Rumbo al infierno”, una serie que llamó la atención de los seguidores de las producciones surcoreanas por ser dirigida por Yeon Sang Ho, el mismo de 'Train To Busan' que es considerada una de las mejores cintas de zombie y también del terror.

Aunque su secuela “Península” no tuvo el mismo recibimiento ni nivel de críticas, la audiencia continúa confiando en su trabajo y en los siguientes párrafos podemos afirmar que la confianza no está fuera de lugar. Hellbound basa su historia en una serie webtoon creada por el mismo director Yeon Sang Ho, en colaboración con su colega Choi Kyu Seok, por lo que quien mejor que él para adaptar su propia obra a la pantalla y hacer los cambios correspondientes.

La historia de Hellbound tiene lugar en un momento en que la sociedad coreana está en crisis por el supuesto mensaje de Dios. Muchos ciudadanos están siendo advertidos de la hora de su muerte y, cuando llegue el momento, aparecerán unas extrañas y poco realistas criaturas en CGI, pero violentas y muy horribles para la gente de la serie, que persiguen y golpean con mucha sangre a sus víctimas para enviarlas al infierno. En medio de la confusión y en un periodo donde la gente parece confiar más en lo que ve en redes sociales, una nueva y misteriosa secta religiosa llamada La Nueva Verdad surge, la cual es liderada por el "presidente" Jeong Jin Soo, quien ha estado advirtiendo a la humanidad durante mucho tiempo de este castigo de Dios a los pecadores.

Estas criaturas son una especie de ángeles que actúan según la voluntad divina de Dios, pero ¿qué pasaría si estos asesinatos fueran grabados gracias a los celulares, subidos a las redes sociales y se transformaran rápidamente en virales? Es aquí donde la serie se separa un poco del género del terror, pues la amenaza de los demonios disminuye en comparación con el fanatismo religioso y el pánico público que genera ser un pecador y, hace preguntar no solo a los personajes sino también a la audiencia ¿qué los vuelve un pecador o acaso son elegidos al azar? 

Sin una explicación lógica o científica el terror comienza a tomarse de a poco a la ciudadanía y aparece un nuevo grupo extremista “La Lanza”, que tiene como objetivo avergonzar públicamente a estos supuestos "pecadores".  Una de las primeras víctimas públicas es Park Jungja (Kim Shin-rok), que sorprendentemente, su único "pecado" es que es madre soltera de dos hijos con padres diferentes. Un streamer delirante incluso declara a esta pobre mujer como un síntoma de la decadencia moral de la sociedad. Todo esto usando el lenguaje de las plataformas de streaming y redes sociales que se dan en la actualidad.

Como lo haría cualquier persona desesperada, Park Jungja va a pedir ayuda, pero en lugar de encontrar alguna solución, el líder de La Nueva Verdad le propone que su ejecución sea trasmitida en vivo ante el público. Tras esta oferta conoce a los primeros personajes importantes de la serie el detective Jin Kyung-hoon (Yang Ik-june), quien está asignado a investigar el primer asesinato y Min Hyejin (Kim Hyun-joo), una abogado de los pecadores acusados, que cuestiona todo lo que está pasando.

A grandes rasgos, esta serie se divide en dos partes: los tres primeros capítulos cuentan la historia de Kyung-hoon y Min Hye-jin, quienes son testigos del comienzo de la formación del nuevo mundo, mientras que los episodios 4-6 revelan un salto temporal, donde la Nueva Verdad a tomado más poder en la humanidad, a través de la historia del director Bae Young-jae (Park Jeong-min), quien también cuestiona los principios de esta organización que ya es más bien un culto peligroso. 

Usando la fantasía sobrenatural como gancho, si bien Hellbound parece una historia post apocalíptica, todo se vuelve un caso policial a medida que se van revelando más detalles y casos, dejando de lado los monstruos y lo sobrenatural. Con discursos llenos de conspiración, cultos y creencias sobre los humanos y Dios, la historia te atrapa con su narrativa oscura que se hace más grande e intensa con cada episodio a través de una violencia brutal y se vuelve lo más realista posible al presentar cómo es el fanatismo en la sociedad, en este caso religioso, en el que se puede odiar a alguien o algo en base a lo que se muestra en los medios y grupos sociales.

La serie concluye con varios cliffhangers que sientan las bases para una segunda temporada de "Rumbo al infierno" que entregue una explicación concreta de los orígenes de las criaturas sobrenaturales y ver si realmente es Dios quien está detrás de estos castigos "divinos". 

 

Cargando...

cargando