Kimetsu no Yaiba VS Shingeki no Kyojin: ¿qué anime merece ser el mejor del año?

No cabe duda que han sido las animaciones más aclamadas del año, ¿pero cuál es la mejor?

Por Cristóbal "Rakun" Matteucci

El año nos ha dejado dos series que no podremos olvidar, su legado ha sido inmenso y sin duda nos han dejado grandes novedades para todo fan de la animación japonesa. Hoy ponemos los argumentos en la balanza para decidir a la mejor.

Una pelea titánica:


Comenzamos la temporada de primavera una carrera que Kimetsu no Yaiba el sábado 6 de abril, de Ufotable, cuya producción tuvo a Shueisha, así como también la presencia de Aniplex (en sus licencias igual). Demon Slayer se convirtió rápidamente en un fenómeno, dejando de lado el talento ya conocido de su estudio (Fate/Stay night, Fate/Zero, God Eater y más), las aventuras de Tanjirou Kamado cautivó al mundo con su historia. Una tragedia atrapó a su familia en las fauces de un demonio, la muerte abrazó a sus personas más cercanas, exceptuando a su hermana que “corrió una suerte peor”, transformándola en un “no viva”, pero tampoco muerta, Nezuko sería un demonio con una segunda oportunidad para vivir, pero al noble Tanjiro casi le quitarían su única razón para seguir, pero logró salir adelante al demostrar que podría controlar la sed de sangre que su hermana tendría.

Giyu Tomioka tal vez no será la persona más querida por sus cercanos y cercanas, pero el pilar del agua encaminó a la joven dupla a las tierras de Sakonji Urokodaki, principal maestro de la respiración estilo de agua. Urokodaki fue parte del "camino del Héroe" de Tanjiro, siendo su mentor le enseñó virtudes, estilos de pelea y todo lo que debería saber para derrotar demonios... pero claro, un buen maestro te enseña sobre la vida. Como bien sabes después de ver la serie, incluso apostó su vida por la fe que tenía en Nezuko, quién jamás le pondría una mano encima a un humano.

Las pruebas, los demonios, el sentido que le daban a la muerte, la empatía que tenían con quiénes habían tenido su alma trastornada, muchas emociones más y compañeros que se sumaron a la aventura, Zenitsu e Inosuke, así como una seguidilla de fans abundante, tanto así que la serie ha superado las ventas de algunas ediciones de One Piece, entre otras cosas, su legado sin duda llegará lejos... ¿pero merece ser la mejor del año?

Por otro lado, Shingeki no Kyojin tiene años de trayectoria, su penúltima emisión nos dejó una pausa por parte de Wit Studio, así como una seguidilla de asuntos a resolver en el tema legal. Funimation corrió con la licencia a otras regiones, así como la gran cantidad de productores a lo largo de su realización, Attack on Titan ya estaría consagrada en la cultura popular, siendo una serie de gran alcance, múltiples emisiones, recordada por su música y amada por los personajes que conformaron su formación.

Su regreso nos presentaría hitos decisivos en torno a la supervivencia de la raza humana, así como los problemas que deberían enfrentar para salir adelante. Una misión suicida rodeaba a Levi, Eren, Erwin, Zoë, Armin y más... su destino se decidió a punta de caídas, experimentos y muchos descubrimientos. Finalmente habían respuestas más claras en torno al origen de los titanes, lo que sucede detrás de tantas murallas, e incluso... el mundo que no conocían.

Su impacto fue inmenso, su nivel de animación también, logró por primera vez en la historia posicionar un anime con el mejor episodio emitido en la TV, quedando con una puntuación de 10 en IMDb, superando a Mr. Robot, Breaking Bad y claro, Game of Thrones. Ese hito marcó la historia de la televisión, animación japonesa y más que eso la verdad, la historia de la animación en general.


Es real el impacto que nos ha dejado, es algo imborrable. Con tal precedente veamos con argumentos que serie podría llevarse el galardón, o más bien, merecerlo. 

El arte, diseño y más

Es indudable que Kimetsu no Yaiba ha sido algo maravilloso para nuestro año, su arte desde el opening es algo imprescindible, realmente la maravillosa animación que contiene hizo llorar hasta a su mangaka, las olas que aparecen de la espada de Tanjirou son algo que llamó la atención de toda persona. Además, al verse replicadas también a lo largo de su animación con detalles exquisitos, es realmente glorioso. Fate/Stay night ya había dejado la vara alta en torno a la animación de Ufotable, pero con Kimetsu no Yaiba superaron todo precedente, podríamos hablar constantemente de su arte, pero sabemos que es un gran punto.

Por el lado de Shingeki no Kyojin, tenemos grandes texturas, muy buenos diseños en 3D, sombreados, escenarios, mantienen una línea constante. Kimetsu ciertamente juega con el estilo de animación en torno a reacciones de personajes y similares, pero es parte de su humor, por ello no podría entrar en tela se juicio.

Personalmente creo que Shingeki demuestra estar un tanto más fuerte en el lado de la animación y arte, pero por factores muy técnicos, por lo que no puedo desmerecer lo que Kimetsu no Yaiba ha logrado.

Opening, endings y música en general

Kimetsu no Yaiba ya ganó en eso, el refrito de Shingeki en torno a su opening no fue muy bien recibido. Históricamente habían tenido geniales endings y openings, pero ese punto tan importante lo dejaron atrás. ¿Por qué eres así Studio Wit? Bueno, podríamos decir que invirtieron todos sus recursos en arte, animación y similares, dejando atrás lo que era el aspecto musical. ¿Está bien eso? Ni idea, pero Kimetsu no Yaiba tiene a LiSA, se cierra la sesión.



Historia, narración y guión

La manera en la que ambas historias se contaron es claramente muy difícil de comparar, unos están comenzando su camino, mientras que otros están cerrando ciclos. La violencia es una gran protagonista de ambas series, por lo que ahí podemos hacer grandes paralelos.

Algo muy reconocible a Demon Slayer es cuando te presentan a los antagonistas, hay una forma de empatizar con cada criatura demoníaca que hemos visto, lo analizamos antes y lo puedes revisar en profundidad haciendo click aquí. Pero en SnK ya conocíamos a esos "villanos" en parte, te plantean una historia que da una  vuelta muy grande y te tendrás que cuestionar la verdadera "maldad". La empatía estará prácticamente forzada y es real, no podrás no comprender por lo que ha pasado cada personaje, cada historia que se ha conectado y los lazos que realmente armaron esas murallas. Están definitivamente a la par aquí, excelente trabajo por Wit Studio y Ufotable.


Peleas, muertes y otras corrientes

Las espadas de Kimetsu no Yaiba son capaces de hacer maravillas impresionantes, por lo que no puedes dejar de sentir tal hipnosis que causan sus estilos de combate, es indudable el poder de animación que tienen. Agua con espadas, pelotas reventando murallas, hilos explotando y el fuego abrazando una espada, es inolvidable todo lo visto en Kimetsu no Yaiba, por ende su animación ahí fue inverosímil, inesperada, realmente una maravilla.



Shingeki por otro lado contó con mayores recursos en texturas, en 3D, todo lo de Kimetsu tiene un 2D sumamente marcado e impresionante, pero lo que Wit Studio hizo calzó de maravilla con Attack on Titan, ambas animaciones están a un nivel impresionante, acorde a su trama e historia, no es comparable, pero sí podemos decir que igual Shingaki descuidó cierto aspectos que en Kimetsu no pasaron tanto.

El veredicto

Ambas están en un nivel magnífico, magnánimo, muy por lejos de otros animes del año y el fenómeno que causaron (o llevan acarreando) es incalculable. Ahora, si hay que elegir una mejor serie de animación, la verdad es que debería ser Shingeki por haber alcanzado tal puntuación en TV. Es un momento histórico que no puede ser olvidado, si bien Kimetsu no Yaiba también logró un fenómeno en torno a su obra, no tiene el mejor episodio de la historia de la televisión. Y no causó el precedente que una obra de anime logrará tanto, incluso tiene 2 entre los 10 primeros, 4 considerando los 20 primeros, Kimetsu no Yaiba tiene el 18 en tal caso, pero 1, 4, 19 y 20 son de Attack on Titan.

¿Caso cerrado? ¿Qué te parece? ¿Objetivamente hablando, con qué serie te quedarías? ¿Cuál otra te podría parecer merecedora de aquello?

Cargando...

cargando