Review: Dragon Ball Z: Kakarot

Bandai Namco trae a la vida nuevamente la historia de Dragon Ball Z en la que podrás reencantarte con escenas llenas de nostalgia

Juego: Dragon Ball Z: Kakarot
Lanzamiento: 17 de enero 2020
Plataformas: PlayStation 4 - Xbox One - PC

Antes de comenzar a leer esta breve reseña, te enteraste de...?

- Detalles sobre Ediciones de Lujo

- Requerimientos para PC

- Los mods más divertidos hasta la fecha

 

Luego de este repaso, comencemos.

La historia de Dragon Ball necesita de muy poca introducción, en algunos casos, ninguna. Esta saga no es ajena a la mayor parte de nosotros; llegar del colegio, esperar frente al televisor, unas galletas, jugo, el opening y comienza la magia. Somos uno más con Gokú y sus aventuras.

En esta oportunidad, Dragon Ball Z: Kakarot, apela al mismo sentimiento; al iniciar el juego se despliega este maravilloso opening que nos mantuvo atrapados incontadas tardes tras un sonoro "¡CHA-LA HEAD-CHA-LA! a todo pulmón.

Luego está el menú principal donde podemos hacer las configuraciones; sonido, idioma, brillo, etc. Ojo que es probable que tengas que configurar el juego porque por defecto viene en inglés (hablado y subtitulado).

Una vez todo listo y configurado, nos lanzamos a explorar la primera parte de la historia; Gokú y Gohan se preparan para viajar a Kame House y encontrarse con sus viejos amigos. No sin antes ser regañados por Milk, tal y como sucede en la serie, por demorarse mucho con los ingredientes para la comida.

Nuestro protagonista y su retoño se suben a la nube voladora y emprenden viaje a Kame House donde Bulma, Krilin y, por supuesto, el querido Maestro Roshi los están esperando. En la isla podremos encontrar también a Umigame, la carismática tortuga que fue rescatada por Gokú y Bulma durante Dragon Ball. Umigame le esconde la revista regalona al Maestro Roshi y la primera misión secundaria se dispara; encontrar este texto sagrado.

Avanzando un poco más en el desarrollo del juego y la serie, why not?, obviamente que tendremos que combatir a Raditz. Así y sucesivamente con el resto de la trama.

Respecto al resto de la histroria, Dragon Ball Z: Kakarot, encierra los cuatro arcos principale; el ataque de los Saiyajin, Freezer, Cell y Majin Boo. Todo esto con misiones secundarias que complementan la trama y te entregan diferentes power up en el juego.

 

Respecto a la jugabilidad, hay un montón de tutoriales que se irán desplegando en medida que tengas que usar los distintos controles; volar, combatir con o sin tu compañero, subir y bajar de la nube voladora, etc. A esto le tenemos que sumar que, para subir de nivel y mejorar tu combate, hay varias cosas que puedes hacer.

Cocinar: recolectar ingredientes y recetas se vuelve vital para mejorar tu nivel de pelea. Las recetas abundan en distintos pueblos y los ingredientes también, por lo que debes estar atento a qué necesitas para cocinar cierto plato y qué tipo de stats pueda mejorar.

Combates: un sistema bastante parecido a Xenoverse, empezando por ataques básicos para lograr combinaciones y ataques más poderosos. La interacción con el entorno transforma un combate simple en una pelea casi sacada de la misma serie, lo que te entrega un rasgo más de cercanía hacia el juego.

Community Board: en esta forma interactiva podras recolectar Soul Emblems, que se obtienen mediante misiones secundarias. Estos emblemas podrán ser combinados para obtener distintos bonus que serán aplicados al personaje, de acuerdo al emblema que tengas equipado.

Mundo: moverse alrededor del mapa es bastante amigable. Tienes la posibilidad de trasladarte de lugar en lugar, recoger orbes, hacer misiones, pescar, volar e interactuar con los diferentes NPC que irán apareciendo en medida que descubres nuevos espacios para transitar. Lo interesante es que puedes pasar hora pescando y recolectando ingredientes sin sentirte con la obligación de seguir con la historia.

Hay muchísimo más tras las diferentes alternativas que ostenta el juego, solo es cosa de meterle mano e intrusear, no pierdes nada.

Ending

Desde que pudimos probar el demo hasta que llegó la versión final a nuestras manos, se nota una clara diferencia entre el lijado a los bordes ásperos del juego. Dragon Ball Z: Kakarot, se extiende como una bonita forma de entregarle la posibilidad, a estas generaciones, de conocer las aventuras de Gokú y los Guerreros Z. Una forma interactiva y que los haga participes de la acción que encierra este universo digital.

En líneas generales es un excelente juego; su simplicidad lo hace amigable y el elemento clave es la forma de entregarte la historia, así como también las múltiples opciones de recorrer el universo que se te presenta. La música es clave y te sumerge a tal punto que sientes, como jugador, eres clave en el rol de la historia.

Dragon Ball Z: Kakarot se encuentra disponible para PlayStation 4, Xbox One y PC.

¿Quieres ver un poco del juego? Acá te mostramos un gameplay:

 

 

Cargando...

cargando